Yacón té x 100 grs


Descripción del producto

Estas plantas producen dos tipos de raíces: las de propagación y las de reserva o almacenamiento. Las raíces de propagación crecen bajo la superficie del suelo y producen nuevas yemas que llegarán a ser las partes aéreas de una nueva planta. Las raíces de almacenamiento son grandes y comestibles con tubérculos que pueden llegar a pesar hasta 1 kg.

Las plantas de yacón pueden crecer hasta los 1,5 a 2 m en altura, aunque en algunas ocasiones puede superarse; esta planta perennne produce flores pequeñas, amarillas y discretas al final de la temporada de crecimiento. A diferencia de otros vegetales de raíz domesticados por los incas como el olluco o la oca, el yacón no es sensible a los fotoperiodos, y puede producir una cosecha comercial en los trópicos.

Recientemente, fue introducida también a los mercados de agricultores y tiendas de comida natural (dietéticas) en los Estados Unidos.

Posee prebióticos y se cree tiene un efecto favorable en la flora intestinal; su raíz posee vitaminas B1, B y C y está compuesta mayormente de agua y oligofructanos.

El yacón fue usado en América latina para controlar los niveles de azúcar en sangre, y ha cobrado especial interés en el mundo científico recientemente.

La utilización del té de las hojas de yacón a diario permite mantener bajo control los niveles de azúcar, bajar de peso y reducir los niveles de insulina en personas con o sin diabetes, especialmente si el tratamiento es a largo plazo. Hay que tener cuidado porque las investigaciones científicas demostraron que tomado por mucho tiempo puede llevar a padecer problemas renales, por lo que es importante discontinuar su uso.

El yacón, además, contiene probióticos y fibra, necesarios para prevenir el estreñimiento y mantener funcionando bien el colon. También promueve la absorción del calcio, reducir los niveles de colesterol, fortalecer el sistema inmune, reducir lesiones cancerosas en el colon y prevenir enfermedades cardíacas.

Tiene un montón de componentes nutricionales: minerales -hierro, potasio, magnesio, sodio, calcio y cobre-, y vitaminas -B1, B2 y B6- que ayudan a mantener la salud en buen estado y tener todos los componentes necesarios para que el cuerpo funcione correctamente.