JALEA REAL 10 gr


Descripción del producto

La Jalea Real puede resultar el complemento dietético perfecto de una dieta saludable en situaciones de especial desgaste, estrés o luego de enfermedades/cirugias por su gran riqueza nutritiva.

El uso de la jalea real como complemento dietético

La composición de la jalea real es muy variada, dependiendo de varios factores, entre ellos, de la edad de las abejas y de la alimentación que hayan recibido. Es rica en agua (67%), pero también es una excelente fuente de hidratos de carbono y proteínas (11% y 12,5%, respectivamente). Además, aporta pequeñas cantidades de ácidos grasos, vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos, etc.

  • Hidratos de carbono. Son mayoritariamente azúcares simples, como la glucosa, fructosa y sacarosa, pero también hay otros, como la maltosa, trehalosa, melobiosa, xilosa y ribosa. Su contenido, no obstante, difiere en función de la edad de las abejas, factores climatológicos, tipo de alimentación, etc.
  • Proteínas. Representan uno de sus componentes más destacables, sobre todo por su alta calidad. Contiene gamma-globulinas, que ofrecen protección a nivel inmunológico y mejoran la circulación y oxigenación de los tejidos. Además, contiene aminoácidos habitualmente deficitarios en otros alimentos, como la lisina y la cisteína. La jalea también proporciona aminoácidos libres, entre ellos, aminoácidos esenciales que deben ser aportados a través de la dieta, siendo especialmente rica en aspártico.
  • Lípidos o grasas. Suponen un 5-6% del contenido total de nutrientes. En general, su grasa está constituida por ácidos grasos de cadena larga, en algunos casos insaturados, entre los que cabe destacar el ácido 10-hidroxi-2-decanoico (HDA) y el ácido 10-dihidroxi-2-decenoico (HDE). Estos ácidos grasos son los responsables de muchas de las propiedades biológicas atribuidas a la jalea real. El 10-HDA es el ácido graso mayoritario y debe representar como mínimo un 1,4% del peso total de la jalea real. Además de los ácidos grasos libres, la fracción lipídica contiene algunos lípidos neutros y esteroles. 
  • Vitaminas. La jalea es una buena fuente de vitaminas del grupo B, tales como la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico (B5), piridoxina (B6), inositol y ácido fólico, vitaminas implicadas en numerosos procesos metabólicos del organismo. La presencia de vitaminas A, C y D es prácticamente indetectable, y la de vitamina E es muy discutible.
  • Minerales. Los minerales más importantes son, en orden descendente, potasio, calcio, sodio, cinc, hierro, cobre, manganeso, con un fuerte predominio de potasio. 
  • Otros componentes. Además, son numerosos los componentes minoritarios pertenecientes a las estructuras químicas más diversas. Han sido identificadas dos sustancias fundamentales en la jalea real, la biopterina y la neopterina, responsables de algunas de sus extraordinarias virtudes para la abeja. El alimento que reciben las larvas de obrera contiene 6 veces menos biopterina, 10 veces menos neopterina y 7 veces menos ácido pantoténico que la jalea real que reciben las reinas. Las larvas de reina alcanzan en dos semanas un peso equivalente a 1500 veces el peso del huevo inicial. Otras sustancias identificadas incluyen a varios nucleótidos, como bases libres (adenosina, uridina, guanosina, citidina y iridin), pequeñas cantidades de testosterona (hormona sexual masculina), compuestos fosforados y acetilcolina, un importante neurotransmisor implicado en la transmisión del impulso nervioso entre neuronas. Algunas enfermedades neurológicas, como el Parkinson, la esclerosis múltiple o el Alzheimer están relacionadas con un desequilibrio en la generación de acetilcolina.

Propiedades de la jalea real

Al igual que ocurre con otros productos apícolas, como la miel o el polen, son numerosos los beneficios atribuidos al consumo de jalea real en humanos. Entre los más destacables están los siguientes:

  • Es un excelente reconstituyente energético en estados carenciales.
  • Mejora el rendimiento físico y mental, ayuda a la capacidad de aprendizaje y a la memoria, aumenta la autoestima y provoca sensación de bienestar y euforia
  • Aumenta las defensas del organismo. Estimula la producción de anticuerpos y la proliferación de las células implicadas en los mecanismos de respuesta inmune del organismo.
  • Regulariza los trastornos digestivos. Refuerza el peristaltismo estomacal e intestinal.
  • Ayuda a normalizar los niveles de colesterol y triglicéridos en el organismo, por lo que se aconseja en casos de arteriosclerosis. Estudios científicos han demostrado que el consumo de jalea real de 50 a 100 mg/día disminuye los niveles de colesterol en sangre en un 14% y de lípidos totales en un 10%.
  • Por su acción vasodilatadora, mejora el estado de salud de las personas afectadas por trastornos cardíacos.
  • Normaliza los niveles altos de glucosa en sangre, a pesar de su alto contenido en azúcares.
  • Aumenta la hemoglobina y favorece la proliferación de glóbulos rojos por su contenido en ácido fólico y niacina, por lo que es recomendada en ciertos tipos de anemias.
  • Posee una acción antiséptica y bacteriostática, por lo que se utiliza en la prevención de procesos gripales. Estudios in vitro han confirmado que el ácido 10-hidroxidecanoico de la jalea real tiene una actividad antibiótica, fungicida y antiviral frente a los gérmenes patógenos más frecuentes, como Streptococcus, Escherichia coli y Staphylococcus.
  • Retarda los signos de envejecimiento prematuro en la piel. Renueva las células epiteliales de la epidermis, suaviza y afina la piel.
  • Ayuda a recuperar el peso y el apetito en personas anoréxicas o inapetentes en estados post-operatorios, que además tienen sus defensas inmunitarias disminuidas.

Por todas estas propiedades, cabe pensar que la inclusión en la dieta de este producto ofrece numerosas ventajas nutritivas, preventivas, e incluso curativas de ciertas carencias nutricionales, e igualmente puede resultar muy aconsejable como coadyuvante en la prevención y tratamiento de ciertas dolencias, aunque se mantienen abiertas las correspondientes líneas de investigación al respecto.

Indicaciones para el uso y consumo de la jalea real

La jalea real está especialmente indicada para deportistas, niños con mucha actividad, ancianos, o en personas que sufren estrés y sobreesfuerzo (tanto físico como psíquico) como, por ejemplo, estudiantes en época de exámenes. Sin embargo, no es una panacea universal y conviene ser cautelosos en su utilización y hacerlo siempre bajo prescripción facultativa.

Precauciones.

Un aspecto importante a considerar es la dosis a la que se debe consumir. La jalea real es un buen complemento de la dieta en situaciones puntuales, durante breves períodos de tiempo, y es muy importante respetar las dosis.

No es recomendable su administración prolongada en cantidades excesivas. Si se ingiere en gran cantidad, la jalea produce cefalea, aumento de la tensión arterial, aumento del ritmo cardíaco y náuseas.

Está contraindicada en la enfermedad de Addison (insuficiencia crónica de las glándulas suprarrenales).

No se recomienda para asmáticos o personas que sufren de alergias, ya que podría causar reacciones alérgicas severas, en personas obesas y diabéticas. Sin embargo, para estas últimas ya se pueden encontrar en el mercado jaleas reales a las que se les ha sustituido la sacarosa por otro azúcar que si toleran, la fructosa.